Ropa vieja, pero limpia. Con chocolate

Ayer hicimos Crema de champis con caldo pollo y reservamos los muslitos para hacer ropa vieja, que siempre es más cómoda que la recién estrenada.
Anuncios

Pollo free style

Hoy vamos a hacer pollo con esas cosas que tenemos en la nevera a punto de que se mueran de pena.


Ingredientes:

  • 1 muslo de pollo
  • 1/2 puerro
  • 1 patata
  • Queso Grana Padano
  • Tallos de champis
  • Espinacas
  • Caldo de pollo
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta

    En primer lugar picamos bien fino el puerro, las espinacas y los tallos de champiñón y reservamos.

    En una olla echamos el aceite y cuando esté bien caliente, marcamos el pollo, que sacaremos y reservaremos.

    En ese aceite, rehogamos el puerro hasta que quede semi transparente.

    En ese punto, añadimos los tallos de champi y dejamos que vayan soltando toda el agua. Unos 8 minutos a potencia 3 de inducción.

    Cogemos ese pollo bueno que habíamos reservado y lo echamos a la olla.

    Añadiremos el caldo hasta que prácticamente cubra el pollo y lo dejaremos haciendo chup chup unos 12 minutos a buen fuego (7 de inducción).

    Id dándole la vuelta al pollo para que quede bien cocido por los dos lados.

    Pelamos las patatas y las troceamos (rompiendo, no cortando, para que suelte el almidón)

    Y las añadimos a la olla y dejamos que cueza a medio fuego (6 de inducción)

    A los diez minutos de echar la patata añadimos la espinaca pelada y salpimentamos al gusto. Si habéis usado un cubicaldo para el caldo de pollo id con cuidado porque ya suele llevar sal.

    Diez minutos después, retiramos el pollo y lo troceamos para que quepa en el tupper.

    Dejamos reducir la salsa y vamos añadiendo daditos de Grana Padano, removiendo constantemente.

    Dejar espesar al gusto y cubrid el pollo con la salsa resultante.

    Seis hojas de brandada de bacalao y jamón York

    Tenía ganas de hacer algo con un bacalao. Así que decidí cocinarlo. Y la brandada me pareció una buena opción. Aprovechando que tenía unas lonchas de jamón en dulce en la nevera (es mentira, las fui a comprar expresamente) me decanté por este mil hojas, que al final fueron seis.