Albóndigas caseras en su salsa

Plato potente, plato Comansi. Unas albóndigas hechas a mano. No maté al cerdo y a la vaca con mis propias manos porque no me dejaron. La salsa, en realidad, no es de las albóndigas. Pero poner albóndigas con tomate no me parecía bien.

Ingredientes para la salsa:

  • 6 tomates
  • 3 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde
  • Perejil
  • 1 puerro
  • Ajos tiernos
  • Rejo
  • Caldo de pescado (en realidad es de pollo, pero el de pescado le hubiese ido de coña)

 

Para empezar picamos bien los dientes de ajo y troceamos el puerro en rodajas.

Lo ponemos en una sartén con aceite caliente.

Cuando los puerros empiecen a estar blandorros, picamos los ajos tiernos y los añadimos.
En condiciones normales, yo aquí añadiría el pimiento. Pero se me olvidó. De hecho, estuvo a puntito de desaparecer de la receta.

Así que añadí primero el tomate rallado y luego los pimientos.

Ahora añadimos el rejo; que, en sí mismo, no es un pez. Son patas de calamar troceadas. Así que, cuando os encontréis con un calamar con menos de ocho patas, le decís que una, al menos, la tengo yo.
Lo dejamos unos minutos haciendo chup chup para que vaya reduciendo la cosa y añadimos el caldo hasta cubrir.

 

Y mientras esto se va haciendo, nos ponemos con las albóndigas.

Ingredientes para las albóndigas:

  • Carne picada de cerdo y ternera (porque es así como venía en el super)
  • 3 dientes de ajo
  • 1 yema de huevo
  • Pan rallado
  • Más perejil

Metemos todos los ingredientes en bol y mezclamos bien y con ganas.

Yo me colé y le añadí la clara de huevo también. Vosotros no. Vosotros sólo la yema.
Hay que ir rectificando con el pan rallado hasta que encontremos la textura albondiguera que nos guste.
Cuando lo tengamos todo bien mezclado vamos haciendo bolas de carne. Las llaman albóndigas, pero son bolas de carne.

 

Y las incorporamos a la salsa que estábamos haciendo hasta que se hagan.

 

Y ya está

Anuncios

5 comentarios en “Albóndigas caseras en su salsa

  1. JA! Dile que critique menos y quede conmigo para liarla en la cocina :)Por otro lado, tiene razón. Pero me las comí el viernes y estaban de muerte. Eso sí, me pasé con el ajo. Mis compañeros de trabajo pueden dar fe.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s