Libritos de sobrasada y queso empanados con ganchitos

El otro día me supo mal dedicarle una receta a Óscar y que Marta sólo me hiciera de mensajera. Así que la de hoy se la dedico en exclusiva. Iba a hacerlos inicialmente con jamón york, pero ahora que se empieza a acercar el veranito, he apostado por una dieta más calórica. La cocina no es sólo mezclar ingredientes. Hay que cocinar con la cabeza.

Ingredientes:

  • Libritos de pollo (casi)
  • Sobrasada
  • Queso de oveja (o de cualquier otro animal que lo produzca)
  • Ganchitos
  • Pan rallado
  • Harina
  • 2 3 huevos
Para empezar, no sé si es que yo estaba muy empanado o que ya no existen, pero no fui capaz de encontrar los ganchitos de toda la vida. Si es que ya no existen, muy mal. A mí, que sigo haciéndome bocatas de Nocilla y comiendo Petit Suisse, estas cosas me rompen el alma. Si hasta al bueno de Mr. Proper lo rebautizaron con el anodino Don Limpio. No sé dónde vamos a llegar.
Total, que cogemos nuestros ganchitos y los machacamos con un mortero. No los trituréis porque os quedarán demasiado finos. En verdad, esto me lo recomendó Sergio, un compañero de trabajo. Porque yo iba con el turmix a muerte.
De todos modos, he incluido en la receta el pan rallado para mezclar un poco con los ganchitos. Lo siento, no me acabo de fiar.
Machacando los ganchitos, no solo obtuve mi preparado para empanar, si no que además me tocó un cromo de fútbol.

 

Hay días en los que todo te sale redondo.

Pero estoy pecando de optimista.

Una de las grandes ventajas de congelar los alimentos, es que los puedes conservar durante mucho más tiempo. Una de las desventajas es que, con el frío, encogen y se deforman. Si no etiquetas lo que congelas, como es mi caso, muchas veces no sabes lo que estás descongelando hasta que es demasiado tarde.

Como se puede observar en la foto inicial:

 

Libritos no son. Son dos pechugas de pollo como dos soles.

Pero todavía no hay motivos para preocuparse.

La idea es recortar los sobrantes, intentando hacer porciones regulares, que luego abriremos hábilmente por el centro.

 

No sé si se puede apreciar la masacre que organicé con las pechugas.

A los libritos que nos han salido les ponemos un poco de sobrasada y una fina tira de queso encima.

 

Los cerramos, y obtendremos algo parecido a esto.

Ya hemos preparado los ingredientes para empanar y colocado una sartén en el fuego con abundante aceite.
Recapitulando: tenemos unos libritos que no lo son, cortados de forma imprecisa e irregular y con evidentes fugas de sobrasada.

Esto huele a desastre amigos.

Pero yo soy de los que opinan que, si la vas a liar, liala bien. Así que me la juego.

¡ El todo por el todo !

¡¡ Fuera el pan rallado de la ecuación !!

¡¡¡ Empanamos sólo con ganchitos !!!

¡¡¡¡ Y QUE LOS DIOSES DE LA COCINA NOS PROTEJAN !!!!

¡¡¡¡¡ CARPE DIEM !!!!!

 

……

 

……

 

……

 

……

 

Bueno, me he tomado unos minutos de respiro porque me estaba exaltando mucho. Y cuando te empiezas a rasgar la camiseta delante de aceite hirviendo lo más prudente es parar.

Al final le he añadido un poquito de pan rallado.

Enarinamos, pasamos por el huevo y por la mezcla de ganchitos y pan rallado.

Ya sé lo que estáis pensando. ¿Por qué pones sólo la foto de los libritos ya empanados? Meticuloso como tú eres. ¿Es todo un fraude? ¿Cuántas mentiras nos has contado?
Calma. No he puesto la foto del enarinado porque se me olvidó hacerla. Esto es así. La foto de los libritos en el huevo no está porque el proceso huevo-empanado ha de ser muy rápido.
Vale, pero podías haber dejado unos segundos el librito en el huevo, hacer la foto y luego seguir.
Sí, podría haberlo hecho. Pero durante el proceso los dedos se pringan mucho. Pero mucho. Y claro, explícale tú al servicio técnico que tu cámara no funciona porque los circuitos están llenos de huevo batido. Tratemos de evitar esta situación. Por dignidad.

Total, que de ahí a la sartén.

 

Al sacarlos, los ponéis sobre papel de cocina para que suelten el exceso de aceite.

 

Y al tupper.

 

Lo sé. No caben. Tuve que apretar.

Con los sobrantes de la pechuga podéis hacer varias cosas. Os los podéis cenar, los podéis guardar en la nevera para el día siguiente o podéis llorar amargamente sobre ellos.

Al final me los cené.

Anuncios

2 comentarios en “Libritos de sobrasada y queso empanados con ganchitos

  1. Oh! Dani, qué bonito. Me han dedicado libros, cartas, alguna actuación, descorche de botellas… Pero nunca, jamás, una receta de cocina. Y además una receta tan rica (no hay nada tan adictivamente sabroso y guarro como los ganchitos), no me lo puedo creer.Llega en plena operación bikini, y eso duele. Pero a ti te lo perdono todo. Además, contrarrestaré con una buena sesión de trekking 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s