Entrecot con salsa roquefort y patatas paja

P1010056Aunque a primera vista lo pueda parecer, la receta no es excesivamente cara. Para lo que te costaría en un restaurante. En cualquier caso, la salsa roquefort pega con muchas carnes. Si no es un entrecot, pueden ser unas costillas de cerdo o un filete.

 

 

Ingredientes:

  • 1 Entrecot
  • Queso roquefort
  • Nata líquida
  • Mantequilla
  • 1/2 patata

P1010042

La mantequilla no está ahí y la media patata es una entera. Luego la parto. Os lo digo por si os sorprende la discrepancia. Como no me pasa casi nunca.

Lo primero, el entrecot. Que es lo más fácil.

Cogemos una plancha y le echamos un chorrín de aceite. La ponemos a fuego fuerte.

P1010043

Cuando esté bien caliente, le ponemos el entrecot.

P1010044

El tiempo dependerá. De lo gordo que sea y de cómo de hecho os guste. Yo lo dejé un minuto y medio por cada lado. Más o menos.

P1010046

En la foto se ve cómo se supone que debería quedar. Bien hecho por fuera y prácticamente crudo por el centro. Pero ya os digo, esto va a gustos. Yo no me lo comería de otra manera, pero vosotros igual sí. Sería un crimen hacerlo más, pero a lo mejor a vosotros os gusta. Menudo desperdicio si queda completamente hecho, pero si lo preferís así. Es que sería de juzgado de guardia dejarlo más tiempo en la plancha, pero a vosotros igual os gusta un poquito más hecho. ¿A fuego lento? ¿Estás de broma? Bueno, como vosotros veáis. Soy una persona de mente abierta.

(Poco) Hecho el entrecot, pasamos a la salsa.

En una sartén echáis un poco de mantequilla y, cuando se haya deshecho, vais desmenuzando el queso sobre ella.

P1010047

Vais removiendo para que se deshaga y no forme grumos. Incorporáis la nata líquida. Un chorrete. Siempre estáis a tiempo de rectificar.

P1010049

Removéis sin parar y dejáis que espese, hasta obtener.

P1010051

Y todo al tupper

P1010052

Falta un trozo de entrecot. Os habréis dado cuenta. Lo he acabado de pasar por la plancha (porque a mí me gusta muy hecho) y me ha servido de cena.

Ahora vamos por la guarnición. Yo no soy mucho de guarniciones. Más que nada, por el trabajo que dan. Soy de naturaleza perezosa.

Cogéis la media patata pelada y la cortáis en rodajas muy finas. Rodajas que pondréis a remojo unos minutos.

P1010048

El objetivo de ponerlas a remojo es que suelten el almidón y no se nos peguen a la hora de freirlas.

Pasados unos diez minutos, las escurrís y las cortáis en tiras. También muy finas. Que volveréis a poner en remojo con el mismo objetivo.

P1010050

Las sacáis del agua, las escurrís bien y a una sartén que habréis calentado previamente con abundante aceite.

P1010054

Y por arte de magia tenéis las patatas paja recién hechas.

Lo siento, no hay foto de las patatas friéndose. La idea es ponerlas a fuego lento (4 en inducción) e ir removiendo con cuidado de no romperlas.

Cuando estén doraditas y crujientes, las sacáis y a escurrir el exceso de aceite.

P1010055

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s