Filetes de caballa con alioli gratinado

P1010552Unos fileticos de caballa (o cualquier otro pescado) hechos al horno con alioli gratinado por encima. Adornado con un coulis de tomate para darle algo de color.

 

 

Ingredientes:P1010553

  • Filetes de caballa
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo
  • Aceite
  • 1 patata

 

 

A última hora decidí añadirle también un coulis de tomate que tenía congelado. Sólo por darle un poco de color. Es opcional.

La receta es muy sencilla y rápida de hacer, pero queda de muerte. Sobre todo para los que somos amantes de alioli.

Antes de que los más puristas se echen las manos a la cabeza, ya lo digo yo. ¿Aceite, ajo y huevo? Eso no es alioli. Eso es mayonesa con ajo. Vale, sí. Ya lo sé. El alioli tradicional se hace sólo con aceite y ajo, en mortero y a manija. Machacando primero el ajo y luego incorporando el aceite muy poco a poco, sin parar de remover durante varios minutos. Hasta que se te corte.

Yo he optado por la vía rápida. Y el que esté libre de culpa que tire la primera piedra. A ver si me da.

Pero vamos a lo que importa. En primer lugar vamos a empezar a cocinar la patata. La puse antes al horno porque las rodajas eran gruesas e iban a tardar más tiempo que la caballa. Si las cortáis muy finas, las podéis meter al mismo tiempo.

Peláis la patata y la cortáis en rodajas. La untáis bien en aceite y la salpimentáis. Mientras habéis puesto el horno a precalentar a 200ºC. Metéis la patata y bajáis a 180ºC.

P1010554

Yo las tuve ahí entre 15 y 20 minutos antes de poner el pescado. Dependerá de lo gruesas que sean vuestras rodajas.

Pasado ese tiempo, ponéis encima los filetes de caballa y de vuelta al horno.

P1010555

15 minutos más o cuando veáis que la caballa está hecha.

Le ponéis el alioli por encima y lo ponéis a gratinar 3 ó 4 minutos.

P1010558
Antes
P1010559
Después

Y emplatáis, añadiendo un poco de coulis de tomate.

P1010560

Dios mio, qué poca gracia tengo para hacer estas cosas.

Un consejo: si os ha sobrado alioli lo podéis guardar un par de días en la nevera (no más). No hace falta que os lo acabéis mojando pan como posesos hasta dejar el tarro limpio. Vuestro estómago os lo agradecerá. Creedme.

También he de decir que en mi caso no fue del todo casual. Cuando fui a comprar los huevos cogí también una barra de cuarto como el que no quiere la cosa. Y claro, una cosa lleva a la otra y se acaba pagando al día siguiente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s