Tomates confitados

P1020015No sé si los tomates confitados, en si mismos, entrarían dentro de la categoría de receta al uso. Generalmente se usan como acompañamiento. Yo, por ejemplo, los usé para hacer una salsa calabresse. Sin embargo, después de seis horas al horno, creo que se merecen una entrada.

 

Ingredientes:

  • Tomates pera
  • 1 cabeza de ajos
  • Tomillo
  • Orégano
  • Eneldo
  • Estragón

No hay foto de los ingredientes (ni en ésta, ni en las próximas recetas) porque hace unas semanas me lie la manta a la cabeza y organicé una comida en casa para ocho personas. Con el buen criterio que me caracteriza, se me empezó a ir la pinza y acabó saliendo un menú de seis platos. Esto puede convertir cualquier cocina en un patatal mal llevado y no estaba por la labor de ir haciendo demasiadas fotos.

En primer lugar, vamos a pelar los tomates. Yo pelé tres kilos y medio. Por un lado, porque no tengo sentido de la mesura. Por otro, porque, además de para la salsa calabresse, los iba a necesitar para otras salsas y sofritos varios. Y me dije: puestos a pelar, los pelo todos.

Usé el método tradicional. Pasarlos entre uno y dos minutos por agua hirviendo, prácticándoles unos leves cortes previamente, para sacarlos y meterlos en agua con hielo (o muy fria) para cortar la cocción.

P1010960Después de esto se pelan como si fueran plátanos. Parece mucho trabajo, pero no es para tanto. Reservad la piel que la usaremos.

Los partís por la mitad, les quitáis la parte del rabito (que el otro día descubrí que se llamaba pedúnculo) y las semillas, que reserváis también.

P1010961Ponéis los tomates boca abajo en una bandeja para el horno. Mejor poner en la base papel vegetal, para evitar que se peguen.

Ahora vamos a ir echando por encima el resto de ingredientes: todas las hiervas aromáticas y los dientes pelados de la cabeza de ajos.

Finalmente, regamos con un generoso chorro de aceite.

P1010965
Tal que así

El confitado se basa en la cocción de un alimento durante mucho tiempo a fuego muy bajo. Nosotros vamos a meterlo en el horno a 100ºC durante seis horas. Tres horas por una cara y tres por la otra.

Una vez les deis la vuelta pasadas las tres primeras horas, condimentáis la otra cara igual que la primera. Y al horno de nuevo.

Lo ideal sería empezar un sábado o domingo por la mañana e ir con la calma. Yo no tuve esa opción y lo tuve que hacer entre semana. Hice las tres primeras horas un jueves por la tarde y las tres restantes el viernes. Es lo que tiene el trabajo, que te parte el día.

P1010980
El resultado final

Las pieles y las semillas que habíamos reservado las pasamos por el turmix y luego por un colador. Le añadimos un poco de aceite, sal y pimienta y unas gotas de tabasco. Y tenemos un entrante bien refrescante.

P1010963Entrante, por cierto, que se me olvidó darles a mis invitados y que estoy aprovechando de cena estos días.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s