Ensalada de garbanzos con bacalao

IMG_0125Esto ha sido un antojo que me entró el otro día. Y como suele ser habitual en este tipo de ensaladas, al final se suele convertir en un batiburrillo de ingredientes que tratas de combinar con más o menos gracia.

 

Ingredientes:IMG_0126

  • 1 bote de garbanzos cocidos
  • 1 pimiento rojo
  • 2 tomates kumato
  • 2 huevos
  • 1 cebolla
  • Bacalao

 

Como va a ser lo que más tarda en hacerse vamos a ir preparando el pimiento. Lo vamos a asar al estilo papillote. Pero además, porque el asado a veces sabe a poco, le vamos a introducir dentro un par o tres de dientes de ajo pelados. Y lo envolveremos todo bien en papel de aluminio.

IMG_0127

Luego se me ocurrió que podría haberle puesto más cosas. No sé, tomillo, laurel, orégano o cuerno de unicornio. Cosas así, pero ya estaba en el horno y no había marcha atrás. Ni ganas de sacarlo tampoco.

Lo tuve a 200ºC unos 45 minutos.

Una vez hecho, lo peláis, le quitáis el rabito y las semillas de dentro. Y lo troceáis en dados o tiras cortas o como os venga en gana.

Ahora pasamos a los garbanzos. Normalmente los saco del bote y los lavo bien para quitarles ese líquido gelatinoso que llevan. Pero esta vez, leyendo por ahí, he visto que hay gente que les da un hervor durante unos minutos. Y así lo he hecho. Cinco, concretamente.

IMG_0128

La olla que se ve detrás es un fumet de pescado que estaba haciendo en modo multitasking. Sé que no viene a cuento, pero ese día tenía pensado hacerme una merluza con salsa de almendras. Y resultó que lo que había sacado del congelador fueron cabezas y espinas, que con la salsa no pegan nada.

Pasados los cinco minutos, colamos los garbanzos y les damos un golpe de grifo.

Ahora le toca al bacalao. En casi todas las recetas que había visto lo añadían sin más. No lo cocinaban de ninguna manera. Iba a hacer lo mismo pero me ha dado un poco de grima. Y he decidido desmenuzarlo y pasarlo por una sartén con un poco de aceite.

IMG_0130
El bacalao dejando de dar grima

Ahora podemos ir troceando el resto de ingredientes.

IMG_0129

Y arrejuntarlos todos en un bol donde los mezclaremos

IMG_0132

No sé lo que me pasaba ese día pero no hay ni una sola foto decente.

Ya sólo quedan los huevos duros. Ya sabéis, agua hirviendo, sal para que no se raje el huevo (los que hago yo se me suelen revelar casi todos) y los huevos en sí mismos. Diez minuticos y listo.

Ahora toca pelarlos. Y para esto necesito hacer un pequeño paréntesis. Realmente, no lo necesito, pero a veces me atacan episodios de verborrea mental y el blog me sirve de vomitorio virtual donde soltarla.

Yo siempre había pensado que lo sabía todo acerca de lo que a pelar huevos duros se refiere. Hasta que vi “El corazón del ángel” y mi vida cambió. Mi vida como pelador de huevos duros. El resto siguió más o menos igual.

“El corazón del ángel” es una película que rodó Alan Parker allá por 1987. La protagonizaban Mickey Rourke y Lisa Bonet, entre otros.

Son dos casos curiosos. Lisa Bonet estaba desatada gracias al “Show de Bill Cosby”. Ya sabéis, aquel negro grandote de ojos saltones y con cara de tener que decir algo gracioso cada vez que abría la boca. La cuestión es que aquella era una sitcom con un muy marcado carácter familiar. Así que supongo que ver a una de las adorables hijas del adorable Bill haciendo de sacerdotisa vudú, desnuda y cabalgando a Mickey Rourke no les moló nada. Fue despedida de forma inmediata y la verdad es que no se ha comido un colín desde entonces.

Mickey Rourke también lo estaba petando. El año anterior había protagonizado “Nueve semanas y media” y aún recuerdo la escena de él dándole de comer guindillas y bañando de leche a Kim Basinger a la luz de la bombilla de una nevera abierta. Luego vino el agonías que se inventó lo del ahorro energético y la cosa se complicó muchísimo. Y emulsionar una salsa de arándanos en el ombligo de la Basinger pasó a ser una fantasía erótica guardada en el cajón de los sueños rotos.  La cuestión es que Mickey Rourke tampoco hizo gran cosa a partir de entonces. Y además, se dice que el tipo huele bastante mal.

Y luego estaba Robert de Niro. Que hacía de diablo malote con pelazo y barba a lo hipster. Había una escena en la que estaba hablando con Rourke mientras pelaba un huevo duro. Y así es como aprendí yo a pelar un huevo como una estrella de Hollywood. Han pasado los años y, a veces, hiervo unos cuantos solo para poder pelarlos con la mirada intensa.

[embedplusvideo height=”325″ width=”625″ editlink=”http://bit.ly/1sc5sAC” standard=”http://www.youtube.com/v/YQfiuHK_U84?fs=1″ vars=”ytid=YQfiuHK_U84&width=625&height=325&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep2143″ /]

Y después del coñazo que os acabo de soltar, emplatáis.

IMG_0133

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s