Tortilla de patatas con lubina

IMG_2952Una tortilla de patatas un tanto especial. Mira que le he puesto cosas raras a las tortillas, pero con pescado no lo había probado nunca. Y había visto por ahí algún loco que lo había intentado y pensé: ¿Por qué no?

 

Seguir leyendo “Tortilla de patatas con lubina”

Anuncios

Mousse de tortilla de patatas

IMG_0218Esta receta va dedicada a Joan que, a efectos prácticos, hizo la receta de principio a fin. Después de varios intentos fallidos de hacer una tortilla de patatas incluyendo caldo en la receta, me pasé a la mousse. A priori parecía más factible y sonaba más chachi. Las navidades pasadas hice una primera intentona que se quedó en puré. Afortunadamente apareció Joan, que no es cocinitas, es cocinero, de los que se gana el pan pasándose 12 horas al día en la cocina de un restaurante. Y, claro, eso se nota.

Seguir leyendo “Mousse de tortilla de patatas”

Tortilla de patatas con pimientos y caldo de pollo

Normalmente, cuando hago tortilla de patatas, al huevo le echo un poco de leche o nata para cocinar. De esta manera, la tortilla gana en volumen y queda más esponjosa. Esta vez, ha sido caldo de pollo. ¿Por qué? Podría deciros que he tenido una inspiración, pero sería mentira. La verdad es que me guardé un poco de la receta de ayer y, antes de tirarlo, he probado suerte. No la tuve.

Tortilla de patatas con lentejas

Adaptando un clásico. Una tortilla de patatas que, naturalmente, no lleva cebolla. Le he añadido unas lentejas y un diente de ajo para darle saborcillo.

Ingredientes:

  • 1 Patata
  • 2 Huevos
  • Nata para cocinar
  • 1 diente de ajo
  • Lentejas
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
Lo primero que vamos a hacer es lavar y escurrir esas lentejuelas para quitarle el líquido conservante que llevan esos tarros.
Yo he usado la mitad del pote, más o menos. Como podéis imaginar, en breve caerá una receta con la mitad restante.

 

En una sartén con abundante aceite echamos la patata troceada y la ponemos a freir.

 

Cuando esté casi hecha, añadimos las lentejas. Y vamos removiendo.

Mientras se hacían las patatas, hemos batido el huevo, y le hemos añadido un buen chorro de nata para cocinar. Hemos picado bien fino el diente de ajo y lo hemos incorporado a la mezcla.
Cuando las patatas ya estén hechas lo mezclamos todo. Como a mí no me gusta encontrarme los trozos de patata en la tortilla, con un tenedor los he ido chafando. Es inevitable que en el proceso chafemos alguna lenteja. Es un daño colateral asumible.

 

Ese tenedor y no otro, es el que he usado para chafar la patata.

Echamos el resultado a una sartén con el aceite ya caliente y dejamos que se nos haga la tortilla por un lado.

 

Luego volteamos y la hacemos por el otro.

En el proceso de voltearla he aprovechado para eliminar el exceso de aceite derramándolo sobre la encimera. Es una técnica mía. Basta con usar una tapa de sartén más pequeña que la sartén. El resto sale solo.

El resultado final.

 

Ni que decir tiene que la mitad de esa tortilla ha sido mi cena.