Crema de lentejas naranjas

Una forma diferente de comer legumbres. Se prepara en un momento. Las lentejas pueden ser de cualquier tipo. He escogido las naranjas porque no tienen piel y no hace falta ponerlas en remojo antes. Además, el tiempo de cocción es bastante más corto que el resto.

Seguir leyendo “Crema de lentejas naranjas”

Anuncios

Lentejas con arroz y patatas

img_3525Vamos con unas lentejitas buenas. Bien acompañadas de arroz bomba y patatas. Una receta de toda la vida pero que, por algún motivo, no había hecho nunca. Hoy, lentejas. Si te gustan las tomas y si no, las dejas. No las vas a dejar.

Seguir leyendo “Lentejas con arroz y patatas”

Revuelto de lentejas

IMG_2919Tocaba hacer hueco en la nevera y tenía unas cuantas cosas que ya empezaban a parecer demasiado cómodas en su estante. La berenjena se había hecho un loft que compartía con el calabacín y los espárragos ya hablaban de organizarse y formar un sindicato. Si no tienes previsto hacer un caldo en el que aprovechar estas cosas, un revuelto suele ser una buena solución.

 

Seguir leyendo “Revuelto de lentejas”

Tortilla de patatas con lentejas

Adaptando un clásico. Una tortilla de patatas que, naturalmente, no lleva cebolla. Le he añadido unas lentejas y un diente de ajo para darle saborcillo.

Ingredientes:

  • 1 Patata
  • 2 Huevos
  • Nata para cocinar
  • 1 diente de ajo
  • Lentejas
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
Lo primero que vamos a hacer es lavar y escurrir esas lentejuelas para quitarle el líquido conservante que llevan esos tarros.
Yo he usado la mitad del pote, más o menos. Como podéis imaginar, en breve caerá una receta con la mitad restante.

 

En una sartén con abundante aceite echamos la patata troceada y la ponemos a freir.

 

Cuando esté casi hecha, añadimos las lentejas. Y vamos removiendo.

Mientras se hacían las patatas, hemos batido el huevo, y le hemos añadido un buen chorro de nata para cocinar. Hemos picado bien fino el diente de ajo y lo hemos incorporado a la mezcla.
Cuando las patatas ya estén hechas lo mezclamos todo. Como a mí no me gusta encontrarme los trozos de patata en la tortilla, con un tenedor los he ido chafando. Es inevitable que en el proceso chafemos alguna lenteja. Es un daño colateral asumible.

 

Ese tenedor y no otro, es el que he usado para chafar la patata.

Echamos el resultado a una sartén con el aceite ya caliente y dejamos que se nos haga la tortilla por un lado.

 

Luego volteamos y la hacemos por el otro.

En el proceso de voltearla he aprovechado para eliminar el exceso de aceite derramándolo sobre la encimera. Es una técnica mía. Basta con usar una tapa de sartén más pequeña que la sartén. El resto sale solo.

El resultado final.

 

Ni que decir tiene que la mitad de esa tortilla ha sido mi cena.